9 de noviembre de 2013

sábado, noviembre 09, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | No comments
Por fin lo tenemos aquí.

El dúo de folk celestial que tenía el mundo sobrecogido con sus temas Devil We Know y Come To Me llega por fin al escenario musical con un álbum entero que ofrecer. Titulado homónimo, ofrece bellas composiciones del nivel de Sounds Like Somewhere, tema que abre el disco, o Lost Upon The Sea

Pura belleza.

Bon Iver está dejando descendencia a lo largo y ancho del mundo. Hace unos días os presentaba a Greg Isakov, otro artista plenamente inspirado en este tipo de folk armónico. También podría hablaros de Rossonians, de los Family Crest, y de muchos otros, pero solo formaría una larga lista de nombres que nadie leería. Prefiero traéroslos día a día, para que calen.

Hoy, y de momento, echadle un vistazo a este dúo. No os arrepentiréis.

Lily & Madeleine - Lily & Madeleine

8 de noviembre de 2013

viernes, noviembre 08, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | 1 comment
Hoy vamos con otra voz femenina. Catalogada por muchos (también por mi) como la nueva diva del rock.


Macro a fondo.

Ella es Karen Lee Orzoleck, aunque también se la conoce como Karen O, cantante y guitarrista en los Yeah Yeah Yeahs. Ella sola ha construido una personalidad errante y dinámica alrededor del grupo en las actuaciones en vivo que les ha valido el calificativo de art rock en numerosas ocasiones. Esto venía provocado muchas veces por sus extravagantes vestidos. Vale, no es Lady Gaga, pero no le anda tan lejos.

Y empiezo hablando de ella porque hablar de los Yeah Yeah Yeahs es hablar de Karen O. Pero el resto de miembros consiguen algo inaudito. No puedo llegar a separar claramente la línea vocal y la instrumental en este disco. No en el sentido de que no se distinga, si no en el sentido de que se funden con tanta perfección que es difícil entender una sin otra. La voz es música, y la música es voz.

Esto es clarísimo en el primer tema del álbum, Sacrilege, o en la sexta canción del álbum, These Paths. También vemos trazas del mejor rock noise de los ochenta en algunos temas como Area 52 y Buried Alive. Sin olvidar la indudable influencia de Lou Reed.

Un beso.

Yeah Yeah Yeahs - Mosquito

7 de noviembre de 2013

jueves, noviembre 07, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | No comments
¡Bienvenidos a otro Jueves de Discazo!

Los 80 fueron una mala época para la música en general. En los 80 se vivieron los principios de la música pop, el dance, y toda esta mierda que ha acabado degenerando en lo que hoy en día se entiende por música. No me quejo del todo, ¿eh? Hoy sigue habiendo temazos, y artistas de la hostia. De hecho, hay muchos más temas que antes, y podemos disponer de ellos con mucha mayor facilidad, lo cual es genial. Pero es una pena que haya una gran proporción de mierda sobreproducida habiendo genios muriendo de hambre tocando la guitarra en el metro... Pero en fin. Lloros a parte, vayamos a una de las perlas salidas de los 80. Rain Dogs, de Tom Waits.

Aunque no lo creáis, son dos mujeres.

Estoy seguro de que todos conocéis al Épico Tom. He is called Waits, but he's not really waiting for anybody, dicen. Es un artista, productor, escritor, pintor, cantante, instrumentista, actor, director, etc, etc, etc. El de hoy sea probablemente su mejor disco, pero es difícil de decir, porque es uno de los artistas más dinámicos del escenario musical. Hace un par de añitos sacó el Bad As Me, un disco bizarro, bizarro, con temazos como el homónimo. Antes había sorprendido a todo el mundo con un triple disco apodado Orphans, con temazos como Little Drop Of Poison (aquí). Pero al ser todos sus discos tan distintos unos de otros, y relatar una evolución tan dramática, es difícil compararlos.

Yo me quedo con el Rain Dogs por ser de la etapa más solitaria y bohemia de su vida. Y bueno, me gusta lo bohemio. Entramos con el Singapore, que ya nos empieza a dejar entrever los ritmos tan atrevidos y jazzeros del álbum. Tengo que decir que aquí, Waits, empieza a abusar de su voz gastada y maltratada. Jockey Full Of Bourbon, Tango Till They're Sore, Time, Rain Dogs y Downtown Train son temas imprescindibles. No puedes irte al hoyo sin haberlos escuchado. Lo digo enserio.

Para terminar el artículo me gustaría citar las palabras de Waits cuando le preguntaron sobre el disco, y sobre su título (Rain Dogs).

"People who live outdoors. You know how after the rain you see all these dogs that seem lost, wandering around. The rain washes away all their scent, all their direction. So all the people on the album are knit together, by some corporeal way of sharing pain and discomfort."

He Waits.

Tom Waits - Rain Dogs

6 de noviembre de 2013

miércoles, noviembre 06, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | No comments
Hay discos que no puedo analizar objetivamente. El de hoy, por ejemplo, es uno de ellos. Pero todo tiene un motivo. El tipo que hay detrás de la línea vocal de cada uno de estos temas ha sido profesor mío. Como probablemente lea estas líneas tarde o temprano, intentaré no faltarle mucho al respeto. Ya sabéis, por el tema de la nota y eso.

"Mierda, creo que eso es una gotera".

En realidad no puedo quejarme de nada. Es un disco indie muy pero que muy bien llevado en todos los sentidos. Eso sí, abarca muchos géneros. Para empezar, decir que Salva lo canta en tres idiomas... Aunque el más bonito (el catalán, por supuesto) se oye poco, tan solo en dos temas. En mi opinión los mejores, Cromoteràpia y el último del álbum, Només un Home. Para decidir el tercero me he obligado a reescuchar el disco entero un par de veces.

Al final me he decantado por The Guiding Star, un tema que rompe muros (en contraposición a los dos temas catalanes, que son más suaves). Influenciado por el rock&roll más embrionario y primerizo, luce unos solos de escándalo. Muy digno del blues rockero de Thin Lizzy.

Y ya puestos, me gustaría recomendaros su libro. Salva es un tipo de negocios que ha sabido integrar el fanatismo del rock&roll en el mundo de las ventas. No quiero adelantaros mucho porque lo explica él mismo su libro, Persiguiendo la Excelencia: el verdadero valor de los procesos. Aún no ha salido, pero pronto estará entre nosotros en formato iBook. Adiós amigos.

Salva Lopez - 10 Nudos/Knots/Nusos

5 de noviembre de 2013

martes, noviembre 05, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | 1 comment
Volvamos con la historia de la chica del plátano...

Vale. Quizás sea un nombre un poco desafortunado, pero recordemos que llevaba una camiseta del disco Velvet Underground & Nico (el plátano de Andy Warhol, ya sabéis). De verdad... Sois unos mal pensados y unos cochinos.

Para los que no recordéis la primera parte, venid aquí:

Visto esto, vayamos a la historia.

Justo en el momento en el que descubrí la horripilante verdad, me hallé ante una decisión importante. Dejar de lado mis principios y seguir intentando ligarme a la chica o huir disimuladamente de la escena con la mirada perdida en el horizonte, como si aquello no fuera conmigo. En vista de mi fascinante éxito con las mujeres, me decidí por la primera. Pero, por supuesto, las desventuras no podían terminar allí.

Saqué con destreza mi móvil y le dejé escuchar el maravilloso temazo de la Velvet, Heroin, tras lo cual ella confirmó su gusto por la mierda Pitbulliana. La cosa iba de mal en peor. Y por desgracia, en aquél momento la chica se hallaba en un estado de diarrea verbal que solo podía empeorarlo aún más. Sacar el tema me había pasado factura, y a pesar de que intenté cambiarlo repetidamente, ella se resistía e insistía. Era como Rajoy hablando de Bárcenas, pero al revés. No había manera de sacarla de ahí. Tan desesperado estaba que tuve que recurrir a técnicas de distracción tan rebuscadas e inauditas como el perspicaz: "¡Eh! Mira, una montaña... ¿Eres más de mar o de montaña?". "Más de mar", me respondió. "Me encanta viajar a Ibiza e irme al Pacha" sentenció con un tono firme pero dejado. Dios santísimo, no podía dejar de descubrir mierda y más mierda. Pude llegar a imaginar lo que sintió Merkel cuando entró en Bankia por primera vez.

Y es que chicas (y chicos)... ¿Cómo se os ocurre llevar camisetas de las que desconocéis el significado? Yo que me había sentado junto a aquella muchacha para conseguir una conversación rica (follar), compartiendo gustos musicales (y follar) y así poder empezar una amistad duradera (para follar), ¡me encuentro ante una especie de némesis cultural que me acercaba segundo a segundo al abismo más profundo! ¡No me lo merecía! (Vale, igual un poco sí).

Pero es que jamás se me ocurriría llevar algo que no entendiera puesto. Esto me recuerda a un antiguo compañero de clase que se tatuó un símbolo japonés en el antebrazo creyendo que decía "fuerza" cuando en realidad significaba algo así como "lechuga". Hay que joderse, como te tatúas eso sin saber japonés. ¡Que te la van a pegar! 

Esto es chino. Que ningún asian se me ofenda, ¿eh?

Pues lo mismo pasa con las camisetas. La típica camiseta de los Rolling, de los Who o de Nirvana, seguro que las habéis visto a cascoporro. A mi ya me da miedo preguntar... De hecho, supongo que a vosotros también. Es por ello que, tras compartir mi experiencia con vosotros, voy a daros un consejo... Si jamás os veis en esta situación, ni se os ocurra mencionar el nombre del grupo. Tenéis que asediar con suavidad:

Tú: Oye, chula la camiseta, ¿eh?

Bien. No te has mojado. Sencillamente has alabado el gusto por la moda del susodicho. Nada de referencias musicales. Tras esto surgen dos posibles respuestas... La primera sería una cosa así:

Susodicho gilipollas: ¡Gracias! (Y nada más).

Resumen: no tiene puta idea. Puedes sacar una pistola y perforarle el cráneo, o sencillamente llenar sus bolsillos de pegamento. Cómo veáis.

Susodicho guay: ¡Gracias! ¿Te gusta Nirvana?

Sí. Así termina y así debe terminar. No es que le tenga mucho cariño a Nirvana... Solo era un ejemplo. Es obvio que donde dije Nirvana puede ir The Who, pueden ir los Rolling o puede ir Carmen de Mairena en traje de baño. La cuestión es que este tipo tiene más criterio. Y si no criterio, al menos sabe que es un PUTO GRUPO DE MÚSICA, joder. El símil sería tatuarse una palabra en tu idioma cuya raíz conoces, pero cuya composición tan solo crees conocer. Algo así como: Indigenticidiamente. 

No sé por qué remolachas he dicho esa palabra. Pero no es mal ejemplo. Espera, espera... Que me voy por las ramas. Aún os estaréis preguntando cómo diantres terminó la historia, ¿no? Me disculpo... Siempre me pierdo en los símiles... Allá voy.

Entre toda la mierda que había soltado tuve una idea brillante. Recurrí de nuevo a mi móvil, encendí el Candy Crush y estuvimos jugando durante veinte minutos más, hasta llegar a mi parada. Consiguió pasarse dos niveles ella sola. Diréis... "Joder, es que la tenías a huevo, tío". Puede ser, la verdad es que no lo creo. Pero incluso si así fuera... Llevaba una eternidad encallado en el mismo puto nivel de esa adictiva mierda. Y seamos serios... Sexo puedo tener solo. Niveles del Candy Crush, no.

Y ahora sí que me despido hasta mi próximo artículo. Recordad, jamás... JAMÁS se os ocurra llevar algo encima que no conozcáis como la palma de vuestros manos. Algún día puede pasaros factura.

¡Hasta pronto!
martes, noviembre 05, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Caña burra con estos tipos.

Me he centrado mucho en subir indie folk sin recordar que el indie se extiende como una plaga por todos los géneros. Hoy los escogidos son los Fugitivos del Swing, con el EP que lanzaron el año pasado, el cual he tenido el placer de descubrir en su página web www.fugitivosdelswing.com

"¡Déjame morderte!"

Solos de guitarra desgarradores, línea vocal afilada como un machete y lírica rockanrolera por doquier. Les definiría como los Fito&Fitipaldis de hoy, pero odio las comparaciones entre música indie y música sobreproducida. Así que me limitaré a decir que estos tipos, sin una producción de la hostia, suenan honestos de cojones.

Verano del 69 y sobretodo el tema que da nombre al disco ¡El Rock&Roll ya no es lo que era! valen la pena en cualquier recopilatorio cañero. Y por fin subo alguien que no se avergüenza de cantar en español, que ya tocaba.

Fugitivos del Swing - ¡El R&Rya no es lo que era!

4 de noviembre de 2013

lunes, noviembre 04, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | No comments
Hoy viajamos a Estados Unidos. Pero no veremos Hollywood, ni la playa de Miami. En su lugar bajaremos a los suburbios de Detroit para encontrarnos a una nueva promesa.

Los que me conozcan sabrán que soy un fan absoluto de Kanye West. Todas las florituras alrededor de su música son tan honestas como atrevidas, tanto que he llegado a bautizar su estilo (en alguna conversación informal) como Art-Hop. Hoy, sin embargo, no hablaremos de Kanye. Hablaremos del artista que probablemente le sucederá en el Olimpo del rap. Su nombre verdadero es Daniel Dewan Sewell, pero se le conoce mejor por su nombre artístico, Danny Brown.

Su primer álbum de estudio

Antes de conseguir la denominación de Artista del Año en la revista Metro Times, Danny solo conocía la vida en la calle. Durante toda su infancia, sus padres intentaron que no se mezclara con bandas, pero él llevaba sangre gangsta en sus venas. Tanto era así que cuando se marchó de su casa empezó a vender drogas. Esta vida le llevó a la cárcel dos veces, sumando un total de casi un año entre rejas. Esta vida, como iréis viendo, marca la lírica de cada una de sus canciones.

El de hoy es su último álbum. La producción es incomparable a la de sus otros trabajos. De hecho, si nos ponemos técnicos, ya no podemos llamarlo indie. Esto despunta en temas como 25 Bucks, luciendo una impresionante colaboración con Purity Ring, o Handstand, de ritmo bizarro y pegadizo. No os perdáis tampoco los dos temas que abren el disco Side A [Old] y The Return.

Adéu.

Danny Brown - Old

3 de noviembre de 2013

domingo, noviembre 03, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | No comments
¿Será que me atraen las voces únicas? Es muy posible...

Hoy aterriza en el Eco de la Música una artista de otra dimensión. Su vida profesional es aún embrionaria, pero solo con escucharla se puede prever una carrera llena de colaboraciones épicas y temas históricos. De hecho, no es muy común escuchar música electrónica con una línea vocal tan desarrollada como la suya. Así que me arriesgaré... Venga. Esta tía lo petará muy pronto. Ella es Kelela.

Me encantan las rastas.

Como os he dicho, es todo electro. Sonidos digitales, linea de bajo omnipresente y ritmos contundentes y bailables. Bueno, ya sabéis como va esto de la música electrónica. Temas obligatorios del álbum, Enemy (nº2), Bank Head (nº6) y el enorme Cherry Coffee (nº13, cierre). Este último es sensacional. Desde un completo silencio van naciendo un ritmo, al que se une una atmósfera, un bajo y finalmente la dulce voz de Kelela. Seis minutos tan intensos como suaves. Tan dulces como incisivos. Tan inocentes como salvajes.

No olvidéis que podéis sugerir cualquier tema/grupo en los comentarios. Hasta mañana.

Kelela - CUT 4 ME

2 de noviembre de 2013

sábado, noviembre 02, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Otro artista peninsular interesante al que echarle el guante. Y sí. Este también canta en inglés.

Más música playera.

Sus mejores temas no son, ni de lejos, los más populares. Pleased To Meet You, On My Way y Coming Home Tonight son tres temazos de aupa. Si estáis metidos en el mundillo, probablemente os empiece a sonar. Empezó siendo nadie y ya acumula más 150.000 escuchas entre sus temas más conocidos en Spotify. Tampoco podemos olvidarnos de echar un vistazo a It's not Easy, un tema suave de playa.

Tiene un rollo muy folk y graba sus canciones en su habitación, llegando a producirlas él mismo. ¿Qué hay más indie que esto? Yo os lo diré. Nada.

Hasta mañana.

Francis White - Francis White

1 de noviembre de 2013

viernes, noviembre 01, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | 6 comments
Hoigan, que esto de poner solo discos es como muy aburrido. Me he decidido a poner más cosas. El Eco de la Música no ha de servir (tan solo) a la necesidad de descubrir nuevos grupos de música. También es un espacio de reflexión. Os planteé unos días la idea de que me gustaría subir películas. Pues bueno, hoy añado a la mezcla la posibilidad de volver a los artículos de opinión. Al fin y al cabo, esto es un blog personal. 

Es por eso que vengo a quejarme y llorar un poco delante de una página en blanco. Sí, son de esas cosas que alivian un poco la tensión (de algo tiene que servir lo de la libertad de expresión... ¿no?). Y es que ayer conocí a una persona, que, sin tener puñetera idea del grupo The Velvet Underground, lucía orgullosa una camiseta tal que así. No es que me molestara verla. Al contrario. No con aquellas... pero una cosa llevó a la otra, y los caminos convergieron en el lado oscuro de la fuerza. Creo que debería dejar de ser tan selectivo con las mujeres... En fin, la historia fue como sigue. 

He aquí la camiseta. Ignorad a la mujer.

Nos conocimos de camino a mi casa. Subí a esa máquina endiablada, casa y hogar de cientos de criaturas polares (sí. De pingüinos), llamada tren de Renfe. Allí caminé y caminé como si no hubiera mañana. Al cabo de ochenta y siete años llegué a mitad del último vagón, en donde me encontré a la susodicha. Ella estaba sentada, sola, sujetando un iPhone con delicadeza, completamente inmersa en esa pantalla y desconectada de la realidad con un par de auriculares escondidos en su espectacular melena afro. Muchos le habréis perdido el gusto. Yo no, tengo una debilidad por el cabello rizado. Cuanto más rizado y voluminoso, más me enciendo. No me miréis mal, puñetas. Sigamos.

Alrededor no había nadie. Así que proveché la oportunidad para sentarme, casualmente, a su lado. No pude evitar ver una mueca y un fruncir de ceño algo humillantes al sentarme junto a ella. Pero lejos de deprimirme o frustrarme, aquello me animó a entablar conversación. Pero llegó aquél momento. Aquél momento tan incómodo en que, sin ser capaz de abrir la boca, tienes que pensar en un tema. Un tema que no la haga sentir incómoda, y a la vez le demuestre lo interesante que eres. Bien, yo sabía que de interesante no tengo nada, pero ella no. Y no debería descubrirlo jamás. 

En busca y captura de un tema, otee la pantalla de su móvil. Vi algo que me abrió las puertas. Ya lo sé, es un poco estúpido... Pero para sorpresa de todos, funcionó. Jugaba al Candy Crush.

Con la palabra en la boca quise empezar a charlar. Pero el nerviosismo me pudo. Sagazmente saqué mi móvil, llevándolo a un ángulo tal para que no se diera cuenta de que mi vida es más aburrida que un debate presupuestario en el Congreso. Entonces empecé a sacar provecho de los típicos y estúpidos juegos de mímica del colegio... Empecé a bailar con mis dedos pulgares sobre la pantalla del escritorio. Abría y cerraba aplicaciones y entraba y salía de internet como un obseso. No me juzguéis. Estoy seguro de que todos lo habéis hecho alguna vez. 

En esas que ella perdió sensualmente uno de los auriculares. Animado por una fuerza desconocida empecé a hablar. Pero la voz, que estaba conteniendo desde hacía rato, salió a chorro. "Un vicio este juego, ¿eh?", dije. Ella sonrió con condescendencia. O eso me pareció. Tras unos instantes de silencio, le pregunté adónde iba. Y la conversación, milagrosamente, fluyó. 

Pero como ya os he aventurado, no todo fueron flores y sonrisas. Al cabo de unos minutos surgió el tema de la música... No sé ni porqué lo sigo sacando. Quizás sea porque es de lo poco de lo que puedo hablar sin quedar en completo ridículo. Vamos... Eso creía. Por desgracia, una vez inmersos en aquél tema dije algo de lo que me arrepentiría para siempre. "Oye... Qué pena lo de Lou, ¿eh?". A lo que ella respondió: "¿lo de quién?". Confuso por la tesitura quise volver atrás en el tiempo pero era demasiado tarde. Tuve que seguir. "Lo de Lou Reed... Velvet Underground. Ya sabes". Su reacción fue aún más hiriente, pues no emitió sonido alguno, solo cruzó la mirada con la mía. Pero no una mirada interesante. Fue la misma mirada con la que yo analizaba los gusanos del patio de mi colegio. Con curiosidad, y un poquito de asco. "La camiseta es que llevas... The Velvet Underground", dije. Y ella rompió el silencio. "No se de qué me hablas". La prefería callada, sinceramente. 

Y la cosa siguió así. Los pensamientos los relato entre paréntesis. Las mayúsculas se leen gritando, de toda la vida.

Yo: Esa camiseta que llevas, ¿no es por la Velvet Underground?
Ella: Pues no. La vi en Roma el año pasado, y me la compré porque me gustaba... Nada más.
Yo: Entiendo... (¡NO LO ENTIENDO!). Entiendo.
Ella: ¿Que es eso de la Velvet Underground?
Yo: Un... grupo de música de hace mucho tiempo.
Ella: No había oído hablar de ellos.
Yo: Vaya (¡PERO SI LLEVAN HABLANDO DE ELLOS DURANTE DOS SEMANAS!. ¿DÓNDE COÑO VIVES, ZORRA DEL DEMONIO?). Pues nada, era un grupo un poco experimental. y su cantante se murió hace unos días.
Ella: Carai, pues no me había enterado... 
Yo: No te preocupes (¡PREOCÚPATE!). Tampoco era tan conocido (la madre que me parió. Lou, perdóname). Pues esa camiseta que llevas es de un disco de la Velvet.
Ella: Yo es que soy más de Flaixfm.

Lo que pensé en ese momento solo es representable con la siguiente imagen:

Combo hit.

Pero esta historia no termina aquí. ¿Alguien tiene alguna idea de cómo pudo acabar? ¿Qué habríais hecho vosotros?

En unos días os cuelgo la segunda parte.
viernes, noviembre 01, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Y con el resacón de otro Jueves de Discazo, volvemos al indie.

Hoy, sin embargo, nos alejamos de los acordes acompañados de la sencillez de una línea vocal melódica. Nos alejamos del concepto folk para abrazar un registro mucho más grande. No a nivel de género, si no a nivel sonoro. Pero hablemos con más propiedad. The Family Crest es una gran familia instrumental, que más se parece a una orquesta que a un grupo indie. Y por eso sorprenden tanto.

Aquí la portada del disco

El de hoy es su último disco, The Headwinds. Probablemente el más grande y épico de los que tienen. Cuanto más lo escucho, más me engancho a su ritmo, a sus coros y a su música envolvente. Mi única pega... Demasiado corto. Sólo 5 canciones, y 20 minutos escasos de música. Aquello de lo bueno, si breve, dos veces bueno, carece de sentido aquí.

Punto fuerte, los cambios de intensidad. Solo con el tema que abre el disco The River ya iréis cogiendo sabor de boca. Entonces entra el Love Don't Go, que es algo así como su canción más escuchada, con ese tono jazzero y esa importancia en las voces. Exquisito. Y así pasamos por el tema que da nombre al disco, The Headwinds, y Brittle Bones para terminar con Marry Me, cerrando el disco con un beso de buenas noches y una dulce pero rítmica caricia.

Hasta mañana.

The Family Crest - The Headwinds

31 de octubre de 2013

jueves, octubre 31, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Sé de algún amigo mío que sonreirá especialmente por esto. Antes de empezar, sin embargo, me gustaría compartir una idea que me ha rondado la cabeza durante varios días y creo que si no os lo digo voy a explotar como una palomita en el microondas. Hoy es jueves, y el azar ha querido que los mayores álbumes que he subido a este blog hasta el momento hayan salido en jueves. Es por ello que he decidido mantener la tradición y subiros, cada jueves, uno de los peces gordos de la historia de la música. Podríamos llamarlo así como Jueves de Discazo, pero estoy abierto a recomendaciones. Dicho esto, vamos con Ayreon.

¿Qué puedo decir? Me salgo de cascos con esto. Ayer os traje un grupo bizarro, hoy navego hasta las movedizas arenas del rock progresivo. Algunos dicen que Ayreon es más heavy metal que rock... Yo, personalmente, disiento. Si bien es cierto que algunos rasgos vocales son más desgarradores que una manada de elefantes bailando reggaeton sobre una pandereta de lino, la instrumentación se aleja del metal. Pero se aleja leguas y leguas. Tiene casi un puntillo folk.

El camino a tus emociones.

Pero esto, más que un grupo, es un proyecto personal. El proyecto personal de un loco holandés conocido como Arjen Lucassen. Proyecto que el pasado día 28 estrenó nuevo álbum, The Theory of Everything. Si os interesa mucho, un querido colega de este blog (ahora inmerso en sus proyectos) tuvo la oportunidad de entrevistarle (aquí). Es por esto que he aprovechado para darle un buen repaso a su discografía.

The Human Equation cuenta la historia de un hombre que cae en coma durante 20 días y, encerrado en sí mismo, descubre el origen de cada una de sus emociones. De ahí el nombre de muchas de las canciones. Pain, Love, Pride y suma y sigue. 

Si tuviera que decir uno o dos temas me quedaría con Hope (7º día) y Loser (16º día). De hecho Loser es una de mis canciones de rock favoritas (sí, rock en general). Pero como he dicho, al ser una historia con principio y final, como con un libro, es muy difícil escoger un capítulo e ignorar los demás. 

Agur.

Ayreon - The Human Equation

30 de octubre de 2013

miércoles, octubre 30, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Esto era un argentino, un suizo y un francés. Y va el francés y dice: "Eh... ¿Por qué no nos montamos una banda de tango electrónico?". Y, entre risas, el suizo sigue: "No hay huevos." Al Argentino le hirvió entonces la sangre latina: "¿Que no?".

Y así nació Gotan Project.

Go-tan, Tan-go.

Pero cuando lo dijeron, y empezaron a tocar, no podían ni llegar a imaginar que llegarían a ser una banda revelación, con un orgásmico número de colaboraciones en el cine. Take the Lead, Scent of a Woman, Sex and the City, Nip/Tuck... Allí donde haya escenas de tango, les escucharás. Son unos camaleones omnipresentes.

Un buen empresario tiene muy claro que debe diferenciarse para ganar dinero. Gotan Project no se ha diferenciado. Se ha abierto un nuevo mundo de posibilidades que nadie había soñado en explorar. Los temazos Notas y Diferente de este álbum lo certifican. Pero es que la canción que da nombre al disco no se le queda lejos. Es una bizarrada de cojones. Y así podríamos seguir canción por canción. Mi confesión, que pretende fusionar una voz jazz-rapera con la base tango-electrónica que les caracteriza; Domingo, con ese redoble tan bailable; o Paris, Texas, que siendo más chill, transmite la misma locura. Joder, qué discazo.

Son unos extraterrestres. Perros verdes. Enserio, valen la pena.

Gotan Project - Lunático

29 de octubre de 2013

martes, octubre 29, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Y sigamos con el torrente musical.

Estos días os he subido folk suficiente como para adormecer a cinco ballenas. Tanto que me he obligado a subir algo más rítmico, que no se alejara demasiado del rollo general. Conozcamos, pues, a Walk Off The Earth.

"Realize Every Victory Outright."

Seguramente muchos de vosotros ya les conocierais por la carcajeante versión de Somebody that I used to Know que, en su día, fue fenómeno de masas y contagió la red como un virus (aquí). Ya en su día me interesé por ellos, pero hoy os traigo su nuevo disco R.E.V.O. solo para demostraros su versatilidad en el terreno del rock alternativo.

Son un grupo de instrumentistas y músicos preparados de la hostia. Se demuestra en los temas Red Hands y Gang Of Rythm. Fijaos en la atractiva mezcla de la voz raspada de Gianni con la dulce Sarah. Y por si no tenéis bastante, la cover que hicieron de la famosa canción del grupo Gotye también está en el disco.

Si no les conocíais ya podéis ponerlos en vuestro punto de mira, porque esta gente es muy, pero que muy grande. Os mantendré informados.

Aufwiedersehen.

Walk Off The Eart - R.E.V.O.

28 de octubre de 2013

lunes, octubre 28, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Y vuelvo a vosotros otro día más, con un poco más de Indie. Saludad a los hermanos gemelos de Lana del Rey, Klaus&Kinsky. Detrás de su nombre artístico se esconden dos murcianos, Alejandro y Marina, cuya música va a revolucionar el escenario del folk.

Os traigo su segundo álbum, publicado, como no, por una firma de música independiente. En el año 2010, el álbum Tierra, Trágalos fue uno de los mejor recibidos por la crítica, y con razón. Lírica bonita y directa. Música arreglada y de producción sensacional.

Muy Hipser y tal.

El único defecto es la linealidad. Si desvaneces los espacios entre canciones, casi puede parecerse a una gran canción. Hay tres excepciones. El primero es Mamá, quiero ir al Colegio, el segundo es Eres un Sinvergüenza y el tercero es El Rey del Mambo y La Reina de Saba (¡un pasodoble!). La honestidad y naturalidad de estos temas es desbordante, y despunta su línea melódica. Os iréis dando cuenta de que la voz es un simple vehículo para la producción. La producción es única. Fantástica.

Nos vemos.

Klaus&Kinsky - Tierra, Trágalos

27 de octubre de 2013

domingo, octubre 27, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | No comments
Nos deja uno de los grandes. Lou Reed, uno de los fundadores de la banda The Velvet Underground, más famosos por sus polémicas actuaciones fetichistas y por la de sobras conocida portada del disco The Velvet Underground & Nico (la del plátano), ha muerto a la edad de 71 años.

Oro parece. Plata no es.

Este hombre es a la música lo que la luz a las plantas. No se me ocurre una mejor forma de definirlo. Este tío prácticamente inventó los sintetizadores en el rock con su disco Transformer, y los desarrolló hasta límites insospechados en el Metal Machine Music. Su historia es apasionante a la vez que bizarra y se demuestra en todo lo que ha hecho. Si os apetece descubrir más de este tipo (aunque no sea su mejor álbum), escuchad Berlín. Su lírica es muy evocadora, con todas esas historias trágicas.

Pero, y aunque su historia y carrera en solitario me parezca muy interesante, he de reconocer que su mejor trabajo fue con los Velvet. Para mi, su cumbre fue con el disco que os acabo de mencionar. Me gustaría hablaros un poco de él.

The Velvet Underground & Nico fue abrumado en su momento por las proezas compositivas del momento, como por ejemplo el debut de The Doors, entre otros. Por fortuna, el enorme Andy Warhol apadrinó este grupo y lo catapultó a la gloria. 

Pros y contras. Los hay, sobre todo para las mentes más cerradas o menos acostumbradas a las rarezas. A muchos de vosotros, estando acostumbrados a los sonidos más limpios, a las melodías más estrictamente lineales, puede que os sorprendan negativamente canciones de siete minutos como European Son (que me parece un temazo) que necesitan de diversas escuchas para acabar amenizándolas  o el Heroin, aunque este último es más digerible. Puede que incluso os echen para atrás y no os dejen escuchar otros cortes tan o más excelentes, o más llamadlo "pulidos", del disco como I'll Be your Mirror. Finalmente quería recalcar la duración total de la producción, pues es certera como el chorro de Cupido. No se hace ni corta, ni larga, sencillamente genial.

Existe una gran variedad de opiniones acerca de la aparición de la cantante Nico en el disco, a mi me parece excelente y estupendamente adaptada, aparte de dar, con esa voz tan peculiar, un plus de excentricidad a una banda rica en rarezas.

The Velvet Underground - The Velvet Underground & Nico
domingo, octubre 27, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Señores, otra voz que merece estar en nuestras listas.

Lo mejor del escenario Indie, es que todo parece innovador, único y puro. Soledad Velez (Sole para los amigos... Me supongo), una chilena desmelenada que vive en Valencia, ha conseguido enamorar mis oídos con una producción tan rústica como natural. Ha sido un auténtico flechazo. Amor a primera vista. Algo parecido a lo que me pasó con Russian Red, la primera vez que escuché Cigarrettes.

Portada de sello salvaje.

A pesar de la oscuridad que sugiere la portada, es un disco lleno de luz, matices naturales y personalidad. Sí, mucha, mucha personalidad. Derrocha sensaciones. 

Debo decir que soy un fanático de las grandes voces. Tanto masculinas como femeninas. Las voces, cuanto más auténticas, mejor. Cuanto más salvajes, mejor. Cuanto más singulares, mejor. Tom Waits, Cash, Cave. Joplin, Anna Calvi. Y sí. Soledad Velez. Para mí tiene una de las voces más potentes y desgarradoras que he oído en los últimos meses. Hace que cualquier instrumento parezca mero acompañamiento. Permitidme un consejo. No la perdáis de vista. Ni se os ocurra.

Os dejo a solas con ella, chicos.

Soledad Velez - Wild Fishing

26 de octubre de 2013

sábado, octubre 26, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | 2 comments
Cambiamos el relajante folkie de playa, por una oscura melodía en los avernos del hielo Noruego.

Yo siempre digo que no hay que cerrarse a escuchar cosas nuevas, aunque de buenas a primeras se nos arruguen las orejas y se nos frunza el entrecejo. Afortunadamente no empiezo con lo más extremo de estos lobos norteños (Ulver, en noruego, es lobo). Os traigo algo más bien suave. Algunos definen a Ulver como Black Metal. Pues bien, este disco tiene más de Black que de Metal.

Así de Black, o más.

El argumento de la película es algo así como la vida de un negro que intenta convertirse en esquimal. Da un retrato bastante fiel de los prejuicios norteños hacia las razas de mayor pene. Y como no me gusta el tema del Spoiler, solo os la recomendaré encarecidamente.

Acerca del disco, solo aclarar que es totalmente instrumental (salvo algún que otro efecto sonoro), y que la mayoría de canciones no llegan a los dos minutos. Y solo deciros que tengo la nº14, Sadface, en favoritos. Menudo temazo.

Ulver, amigos. Una delicia.

Ulver - Svidd Neger

25 de octubre de 2013

viernes, octubre 25, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
"Aunque los amantes se pierdan quedará el amor".
Y la muerte no tendrá señorío, Dylan Thomas.


¿Qué coño? ¿Qué nos estás contando? Ya... Ya. Impacientes.

Su nombre real es Annie Clark y se trata de una de las mayores artistas vivas, sin lugar a dudas. Además de cantar como un ángel, toca la guitarra, el bajo, el órgano, el piano y el teremín (esto). Y lo que es aún mejor, es jodidamente guapa. Su nombre artístico es St. Vincent (aunque esto parezca más nombre de grupo que de persona). Y tiene un motivo. Se bautizó así en honor hospital St. Vincent Catholic, pues fue el lugar de defunción del poeta Dylan Thomas, cuya obra inspira la bizarra lírica de esta artista.

Magia en imágenes.

Solo ha producido tres discos, pero aún así me atrevo a augurarle una brillante carrera en el mundo del folk independiente. Mezcla de sintetizadores, rollo The XX, y ritmos semi-electrónicos. No os podéis perder la segunda canción de este álbum, Cruel. Y echadle un ojo al corte que cierra el álbum, Year of the Tiger.

Nos vemos, nenas.

St. Vincent - Strange Mercy

24 de octubre de 2013

jueves, octubre 24, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | 2 comments
Este disco es algo así como uno de los mejores álbumes de la historia.

Para ahondar verdaderamente en su significado hace falta remontarse a muchos años atrás... Deberíamos entender la complejidad de la vida de J.R. para apreciarlo de verdad... Pero incluso si supiéramos cada detalle de su... vamos a decir ajetreada vida... Incluso entonces seríamos unos necios si creyéramos que hemos logrado entender su obra.

Y pensar que superó a los Beatles en ventas...

Así que tenéis dos opciones. La primera es tomaros esta lista como una vulgar lista de éxitos country, cantados por una de las mayores voces de la historia de la música. Y la segunda es intentar descubrir la historia que precedió la grabación de este concierto. Ambas son admirables, porque significan que me habéis leído, y habéis tenido la dignidad de darle al botón de más abajo. Sea por una razón o por otra, escuchadlo atentamente. En la tercera canción, que viene siendo una balada, nuestro querido Johnny observa las risas de un preso y se parte de la risa. No os diré más... Ya sabes... Por el tema del Spoiler y eso. Pero terminad de escuchar esa canción y las consecutivas. Os impregnaréis un poco de la humildad del Hombre de Negro.

Temas a escuchar Sí o Sí... Folsom Prison Blues, Cocaine Blues (el cual es bastante atrevido, teniendo en cuenta que es un directo en una cárcel de máxima seguridad... Aunque qué le vamos a hacer. Así era él) y Jackson. En este último escucharemos la voz de la apasionante June, mujer (amante) y madre del quinto hijo de Johnny. 

Para terminar por hoy, me gustaría citar lo que Johnny dijo en su autobiografía sobre June.

"June era mis señales del camino. Hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando me desanimaba, y me amaba cuando estaba solo y me sentía desamparado. Es la mujer más grande que he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca".

Hastalueg.

Johnny Cash - At Folsom Prison

23 de octubre de 2013

miércoles, octubre 23, 2013 | by Sr. Eco | Categories: | No comments
Siempre he sido muy de folk y tal, pero últimamente me temo que se está convirtiendo en algo casi enfermizo...

Aquí el culpable.

Esta vez la suavidad de los acordes de Greg Isakov son los escogidos. Con este artículo me dirijo especialmente a los amantes de Bon Iver (cuya música no tardaré mucho en volver a subir). The Weatherman es un álbum bastante melódico, muy del estilo de Bon Iver. De hecho, si te esfuerzas un poco, puedes incluso masticar sus canciones; te llenan los pulmones como el aire que respiras... Te acaricia el pelo y te acuna. Túmbate en la cama y dale al play, verás a que me refiero.

Tschús.

Greg Isakov - The Weatherman

22 de octubre de 2013

martes, octubre 22, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Segundo artículo, segundo álbum.

Los que ya me conocéis sabéis que soy un poco gamer. Y a pesar de que esta afición esté agonizando (por un tema de reloj más que nada), conservo el gusto por las bandas sonoras de cualquier diamante en bruto que pase por mis manos. El último en pasar por el tubo fue Bastion.

Flipa con el diseño. Enserio.

No tengo ni una sola queja de este juegazo. Línea argumental original y pegadiza, diseño impresionante, banda sonora de oro... Y para redondear el asunto, la voz de Logan Cunningham como narrador. Un tipo de veintitantos con la frecuencia vocal de un barítono de setenta tacos comentando cada movimiento que hagamos. Sensacional.

Sobre la banda sonora, que es lo que me ocupa, pues bueno... Es tan redonda como todo lo demás. Sin embargo, como la mayoría de temas son instrumentales, porque su misión es acompañarte mientras juegas, tan solo voy a destacar tres temas, los tres vocales. Build The Wall, Mother, I'm Here y Setting Sail, Comming Home (nº12, 17 y 21). Tres gemas que merecen estar en cualquier recopilatorio de música tranquila.

Hasta pronto.

Darren Korb - Bastion OST

20 de octubre de 2013

domingo, octubre 20, 2013 | by Sr. Eco | Categories: , | No comments
Sed bienvenidos de nuevo al Eco de la Música.

Prr... Cuanto tiempo, ¿no? Echaba de menos charlar con una página en blanco. ¿Cuanto ha sido? Algo así como año y pico. O más... ¿Alguien dice que dos años? Dos años a la una... Dos años a las dos... ¿Dos años a las tres? Bien. Adjudicado al señor de verde, y eso.

En fin. Como iréis viendo, quiero darle a esto un aire renovado. Esto pretendió ser un Blog de música elitista y tal, pero esos días ya han pasado. Ante vosotros se encuentra un nuevo yo, un yo más honesto. Un yo más honesto que, además, se ha adaptado a las nuevas modas. Sí, nenas. En vista de que me cerraron el chiringuito con Megaupload, me limitaré a compartir mis listas de Spotify con vosotros. El mecanismo no va a cambiar... demasiado. Voy a reducir el grosor y la densidad de mis artículos para que no os de algo al entrar, pero nada más. La música la voy a seguir subiendo en discos (odio subir recops), salvo alguna excepción. ¡Ah, sí! Como últimamente me ha dado por el cine, igual me marco unos articulillos de pelis del paleoceno, pero no sé. Ya iré viendo.

He aquí la caratula del disco.

Para empezar os traigo a los Essex Green. Y os diréis... "¿Por qué nos sube a estos especímenes el día de su regreso? ¿Será que significan algo trascendente para él?..." Pues no. Realmente no. Subo esto porque es lo que estaba escuchando cuando me ha dado para darle caña a esto. No hay más.

Música un poco veraniega, de anuncio de cerveza. En realidad, para seros sincero, lo único que me gusta del verano es la música veraniega. Odio el verano. Y las moscas.

Venga chatos. Nos vamos viendo.

The Essex Green - Cannibal Sea